Responsive image





Dr. Marcel Roche


Hacer una semblanza de Marcel Roche no debe ser difícil para quien ha estado tan próximo a él durante los últimos 34 años. Sin embargo, tuve que meditarlo y decidí que no puede faltar una referencia que destaque en Marcel su condición simple de hombre.

Sus logros como investigador en el campo biomédico, plasmados en gran número de publicaciones sobre endocrinología y metabolismo, bocio endémico, anemias rurales y biología del anquilostomo, datan de años y son, sin duda, bien conocidos. Buen número de esos trabajos fueron realizados en colaboración con Miguel Layrisse y Carlos Martínez.

Después Roche orientó sus estudios a la sociología e historia de la ciencia publicando numerosas monografías y libros, fruto de su experiencia personal y de sus investigaciones. Es necesario destacar además que a lo largo de su carrera y como parte de lo que él ha llamado "mi compromiso con la ciencia", Roche ha sido uno de nuestros más importantes divulgadores científicos, actividad por la cual ha merecido importantes reconocimientos tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

Junto con Francisco de Venanzi fundó y dirigió, en los años 50, el Instituto de Investigaciones Médicas Luis Roche, establecido gracias a la generosidad de su padre. Este fue un verdadero refugio de la ciencia venezolana durante la dictadura. Superada esa etapa de la vida política nacional le tocó a Roche asumir, en 1958, la dirección del IVNIC, al tiempo que desempeñaba la Secretaría General de la ASOVAC. En 1959 se creó el IVIC, y él la dirigió por diez años. En 1970 fue designado primer presidente del CONICIT, de cuya organización fue artífice junto con un grupo de exponentes del sector científico nacional.

Es miembro activo y ha tenido figuración importante en numerosas organizaciones de indiscutible prestigio, como lo son la Academia de Ciencias del Tercer Mundo, la Academia de Ciencias de América Latina, la Academia Pontificia del Vaticano, la Universidad de las Naciones Unidas, de cuyo Consejo fue Presidente, y el Movimiento Pugwash, el cual reúne a prestigiosas figuras de los más diversos campos en una loable lucha por la paz mundial. Es importante destacar su clara visión del papel de la ciencia y de la tecnología en los países en vías de desarrollo, y su tesonera labor al frente de la revista "Interciencia", cuya repercusión ha sido notable en nuestra región y en el mundo entero.

En el contexto del homenaje que en esta ocasión le rendimos a Marcel Roche como Investigador Emérito y Director Fundador del Instituto, considero que de todas sus cualidades, la más importante ha sido la de dejar crecer.

Desde sus numerosas posiciones de mando, en su laboratorio, en su departamento, en la Dirección del IVIC, en el CONICIT, Roche ha dejado crecer a los demás. Resulta imposible hacer justicia, en estas pocas palabras, al papel que Marcel Roche jugó en el desarrollo y la profesionalización de la investigación científica en Venezuela, y particularmente, en la consolidación y el desarrollo de nuestro Instituto. Roche dejó crecer a la institución y dejó crecer a su gente. Nos dejó crecer a todos bajo las más altas pautas de excelencia académica.



Dr. Miguel Laufer